Voluntariado «escolar»

Miércoles 16:15h. Seis jóvenes se reúnen bajo el Puente de Vallecas. De allí se dirigen calle arriba hasta la Ciudad de los muchachos, colegio más conocido por ellos como Citycentro. Según van llegando van dejando atrás la mañana, los deberes y todo lo que tienen que hacer para el día siguiente, para centrarse en su próxima tarea.

 

Entrando por el portón al patio, propio de todos los colegios salesianos, les invade el alegre griterío de los niños que corren y juegan hasta que van entrando a las clases, ¡es hora de hacer los deberes! y tras los niños, entran los voluntarios que van a ayudarles con la tarea.

 

El primer día estamos nosotros más perdidos que ellos con los deberes, pero tras un rato, pronto te encuentras explicándoles los ejercicios, escuchándolos y animándolos a acabarlos pronto para que dé tiempo a jugar.

 

Matemáticas por aquí, lengua por allá, inglés… de todo eso vas resolviendo dudas que posiblemente nunca antes has explicado a nadie, es todo un reto. Tras hora y media toca recreo y que los más pequeños (1º y 2º de primaria) se vayan a su casa.

 

El resto de alumnos de primaria disfrutan de un rato de descanso en el que jugamos al fútbol o a lo que ellos propongan, todos juntos. Luego merienda y vuelta a la tarea, para terminarla y sobre las siete volver con sus familias.
Nosotros nos despedimos para volver en quince días y seguir ayudándoles, o quizá ver algún que otro festival.

 

Miriam Garcia Torija

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*