Visita de Bachillerato a la Facultad de Veterinaria de la UCM

El pasado miércoles 30 de enero, tuve la oportunidad de ir junto con algunos alumnos de segundo de Bachillerato de la rama de ciencias, a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Durante el camino estaba un poco nerviosa porque no sabía muy bien qué me iba a encontrar, sobre todo tenía miedo por si, después de la visita, mi opinión sobre estudiar Veterinaria, que llevaba siendo mi ilusión desde hace tiempo, cambiaba para mal.

Llegamos allí, y nos dirigimos hacia una sala donde nos recibió Ángel Sainz, Vicedecano de Estudiantes y Relaciones Internacionales de la facultad. Allí, nos estuvo explicando todo el recorrido histórico de la facultad desde sus inicios y su reconocimiento a nivel mundial (que ya es decir). También nos mostró que Veterinaria puede abrirte muchos más campos, tanto de trabajo como de investigación, de lo que la gente piensa cuando se habla de esta carrera. Tienes la opción de ser desde veterinario, ejerciendo en un hospital (especializándote en tantas ramas como especies existen), hasta investigador o forense, entre todas las opciones que se ofrecen, y eso sin duda es un punto más a favor a la hora de estudiar Veterinaria.

Después de la charla y de abrirnos un poco los ojos en cuanto a la importancia de esta carrera en nuestra sociedad, nos llevó a la sección de Ciencia y Tecnología de Alimentos, otra de las secciones más importantes, que no se asociaría normalmente a un veterinario, con sus respectivos laboratorios un poco diferentes al resto, ya que tienen cocinas donde poder manipular alimentos (e incluso a veces comerlos). A continuación fuimos a ver los laboratorios, donde se distinguen también distintas secciones, desde vacunas y fármacos que pueden ser utilizados incluso en humanos, hasta biotecnologías de reproducción, y obviamente, investigación.

Finalmente y después de un descanso para almorzar, visitamos el hospital clínico, donde nos enseñaron cómo hacían las radiografías, ecografías, etc. La sala de necropsias, donde se analizan los cuerpos cuando fallecen; y donde pudimos ver, aparte de toda la infraestructura que supone por ejemplo el hospital para animales grandes, como los caballos, cosas que no nos hubiéramos esperado, como una sala de espera únicamente diseñada para gatos, o algunas técnicas para una posterior reproducción asistida un tanto peculiares.  Lo que más me gustó, sin duda es el cariño de toda la gente que trabaja en el hospital hacia todos los animales que pueden llegar y, sobretodo, hacia los que se están recuperando de alguna operación que son los que están más asustados y más protección y cariño necesitan.

 

En definitiva, una visita que me ha hecho darme cuenta de dos cosas, que sin duda quiero ser veterinaria, y de la falta que hace esta profesión en el mundo entero, porque como dijo Pasteur:

“La medicina cura al hombre, pero la medicina veterinaria cura a la humanidad”.

 Bárbara Aragón 1ºG

Share

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Visita de Bachillerato a la Facultad de Veterinaria de la UCM | Bachillerato
  2. Visita de Bachillerato a la Facultad de Veterinaria de la UCM | Salesianos Atocha

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*