Hemos participado en la Olimpiada de Geografía de la Comunidad de Madrid.

El pasado viernes 10 de marzo algunos alumnos de 2º de Bachillerato acudimos a la Universidad Carlos III para concursar en la Olimpiada de Geografía de la Comunidad de Madrid.

Fuimos seleccionados por Anselmo, profesor de esta asignatura, y principal impulsor de nuestra participación en este concurso. Así pues, nos presentamos a la Olimpiada Andrea Díaz, Alejandro Castilla, Ana Arribas, Helena Peño, Marta García, Marina Escribano y yo mismo, Nacho Pascau. Anselmo nos informó de que nos había escogido fijándose en la media de todos sus alumnos, pero también nos avisó de que como seleccionados, nuestro deber y placer era representar a todos los alumnos de geografía, y en última instancia al Colegio. La preparación que tuvimos para la Olimpiada no fue muy exhaustiva, principalmente porque no hemos acabado de dar el temario de clase de geografía, y por tanto no teníamos muchas posibilidades de salir victoriosos, y porque queríamos demostrar lo que sabíamos sin largas clases extras. Pero lo cierto es que posteriormente esta preparación tampoco importó demasiado.

El viernes por la mañana quedamos en los tornos de cercanías de la Estación de Atocha, desde donde nos dirigimos a la Estación de las Margaritas, la más cercana a la Universidad Carlos III. Allí fuimos recibidos con cordialidad y recibimos unas mochilas de la Universidad que incluía un boli, unos folletos de la universidad y algún detalle más. Después los responsables de la Olimpiada tanto de la Universidad como de la Comunidad se presentaron y presentaron lo que íbamos a hacer durante la mañana. Acto seguido nos enseñaron parte de las instalaciones y edificios mientras nos desplazábamos al aula del examen. Ya en pleno examen nos empezamos a dar cuenta de lo raras y enrevesadas que eran las preguntas, y de que si alguna vez habíamos albergado alguna esperanza de poder ganar la Olimpiada, esta se acababa de terminar.
Tras el difícil examen nos dirigimos al Aula Magna, donde nos habían recibido al principio, y allí nos explicaron algunos de los grados relacionados con la Geografía. Este podemos afirmar que fue el peor momento del día, sobre todo por el aburrimiento que nos invadió y que afectó incluso a Anselmo. Finalmente se anunciaron los premiados, tanto en el concurso de fotografía de la mañana como en el propio Olimpiada. Y los resultados fueron impeorables para nuestra escuela, ningún premiado. En nuestra defensa diré que nos enfrentábamos a otras 3 centurias de alumnos que son buenos en esta asignatura, además de que muchos de ellos se habían estado preparando para la Olimpiada desde el principio de Curso. Pero la realidad es la que es, y no ganamos. Esto, sin embargo, no es un drama ni una mala noticia, no puede serlo porque no perdimos nada. Al revés, conseguimos llegar hasta esta fase de la Olimpiada, nos enseñaron la Universidad, aprendimos lo que es un examen fuera del confort relativo de nuestras clases, nos dieron almuerzo y fuimos partícipes de una jornada llena de aprendizaje y experiencias. Por eso creo que no fuera una derrota, sino un éxito, el éxito del no parar nunca de mejorar y aprender, sea cual sea la situación. Y por eso le recomiendo a cualquiera que tenga una oportunidad igual o similar a que la aproveche, porque de estas experiencias solo podemos sacar cosas positivas y enriquecedoras.

 

 


Nacho Pascau Pérez de Camino

Madrid, 15 de Marzo de 2017

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*