Fiestas de Don Bosco – Patrón de la Juventud

31 de Enero de 2018. Fiestas en honor de Don Bosco. Se cumplen doscientos y pico años de su muerte, en ese mismo día. De ahí que su fiesta se celebre el 31 de Enero. Bien. A cualquiera que le digas que Don Bosco está vivo, después de todos estos datos objetivos, te tomaría por un loco. Te diría que tienes un pequeño problema o que deberías de aprender un poco más acerca de cómo funcionan las leyes de la ‘naturaleza’. Bueno, pues yo, le diría que si cree que Don Bosco está muerto, que se pase un día 31 de enero por el colegio Salesianos Atocha. Que suba a la sección de bachillerato, baje al santuario, se pase por el salón de actos y ya que está, eche un ojo al patio de paso.

Porque después de su día, después del día de Don Bosco. Se puede afirmar a ciencia cierta que Don Bosco vive, y está más vivo que nunca. Juan, está vivo en esos partidos de fútbol a las 8 de la mañana y en los ojos de esos jóvenes que apenas alcanzan a abrirse debido al madrugón. Pero que algo, que no saben qué es, les ha hecho dejar atrás la comodidad de las sábanas de su cama y salir a jugar pese al frío.

Está vivo en ese rato de compartir un humilde desayuno en las aulas, que día tras día son escenario de situaciones rutinarias. Pero que hoy se convierten en centros sociales en los que pasar el rato con aquellos a los que a diario ves, pero que a lo mejor no te paras a escuchar. En ese rato en el que cada uno aporta lo que tiene y en esos jóvenes que dejan atrás su egoísmo para convertirse en generosidad, y aún no saben el porqué.

Don Bosco está vivo en cada una de las palabras pronunciadas por el sacerdote en la eucaristía en su honor. Está vivo en cada uno de los corazones jóvenes y llenos de esperanza que llenan ese santuario construido en honor de su tan querida María Auxiliadora. Esas almas dispuestas a cambiar el mundo con jovialidad y alegría, fuerza y voluntad. Esos jóvenes que no saben qué les ha llevado hasta ahí quizá, pero que han dejado atrás su ceguera mundana para abrir los ojos de la fe por un instante.

El fundador salesiano está vivo en cada una de las actuaciones de la velada en su honor también. Está vivo en aquellas personas anónimas y que desde arriba o detrás del escenario trabajan por hacer que todo sea perfecto. Está vivo en esos que dejan en el patio de butacas su timidez para subir al escenario y ponerlo todo al servicio de los demás. Suben a dejar atrás los miedos y divertir a sus compañeros de pasillo. Y aún  no saben el porqué, pero lo hacen porque algo les invita a ello.

Después de todo esto, aquel que diga que sigue pensando que Don Bosco no está vivo, ese, ese sí que sería un loco. Porque detrás de esas ganas de salir al campo, de subirse a un escenario, de participar en una misa o de compartir desayuno con tus compañeros de clase. Detrás de todo ello, ahí estaba él. Ahí estaba su carisma y su mano con los jóvenes que sacaba lo mejor de cada uno para ofrecerlo a los demás. Ahí está Don Bosco. ¿Y tú? ¿Qué piensas? Si aún no te has convencido, prueba a pasarte por el colegio Salesianos Atocha un 31 de Enero.

 

Juan Luis Vela 1ºCD

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*