EXPERIENCIA TIRANDO UN HUEVO DESDE UN PRIMERO

El reto del huevo de Atocha comenzó a las 12 de la mañana con una tutoría introductoria. Al principio cuando explicaron la actividad todos teníamos caras realmente descuadradas, pero eso cambió cuando empezó la actividad y nos pusimos manos a la obra. Nos repartieron una hoja en la que debíamos poner nuestro rol en la actividad. Para empezar, los compradores fueron a por productos para proteger al huevo ya que la actividad consistía lanzar un huevo desde un primer piso sin que se rompiera.

Mientras varios profesores nos hacían fotos en clase de nuestras risas y de nuestra preocupación de que el huevo no se rompiese; empezamos a comprender que todos estábamos trabajando por una misma causa. Hablábamos entre nosotros para preparar una mejor estructura y proteger a nuestro huevo. Poco a poco cogíamos soltura e íbamos perdiendo esa timidez principal. Al mismo tiempo, nuestra clase se iba llenando de un montón de materiales que cosificados, protegerían a nuestro huevo.

Todo primero de bachillerato bajamos al patio desde donde veríamos como los “tiradores” lanzaban los huevos con sus correspondientes estructuras para amortiguar el golpe. No había ninguna estructura parecida, eran todas completamente dispares. Tuvimos que subir a clase para descubrir si nuestro huevo se había roto o no. Para sorpresa de la mayoría, sobrevivieron bastantes huevos a lo largo de todas las clases.

Al final, nuestros tutores nos dieron una conclusión y una charla de motivación para el comienzo de esta nueva etapa. Pues si trabajamos en equipo, al final todo resulta más sencillo.

Podéis ver algunas fotos de la experiencia buscando #huevoatocha en twiter.

 

Sara García de la Casa y Ana Villodres 1ºCD

 

La profesora Charo (ha realizado este storify con las imágenes con el #huevoatocha y el título de «Reto Tutorial curso 2017-2018»

 

 

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*