Cómo sobrevivir al final de Bachillerato

“Aunque el frío queme, aunque el miedo muerda…”

Mario Benedetti.

Bachillerato. Ese nombre que cuesta hasta pronunciarlo, que suena agotador, a largo, que te ha robado horas de sueño, y seguro que alguna otra lágrima. Puede que en ocasiones se haga pesado, pero algo de lo que no cabe duda es que es finito. Bachillerato termina, y termina con esos exámenes tan temidos y en los que parece que de ellos depende tu futuro. Pero también termina con lágrimas, con abrazos, con la resaca de la graduación, con o sin ganas, con los amigos…

Cómo sobrevivir a este caótico final, cómo sobrevivir a todos los exámenes que esperan tu caída, a esa incertidumbre sobre tu futuro, a decir adiós a todas esas personas que te han arropado y han hecho de bachillerato una de las mejores etapas de tu vida.

Sigue caminando, poco a poco, no importa cuánto tardes, la recompensa no se mide en tiempo, sino en esfuerzo. Recuerda que eres mucho más que un número, demuéstrales a ellos que no son nadie para decidir quién entra en cada carrera, ciclo o curso.

Como dijo un gran autor: “No te rindas, por favor no cedas…”. No desistas ante el final de esta etapa, no te permitas caer cuando sólo queda un escalón por subir. No cedas ante los exámenes, no dejes que un agobio efímero te paralice. Pero, sobre todo, no luches por una nota que te pueda hacer rico, lucha por un futuro que te haga feliz. Las caídas no son fracasos, fracasar sería tirar la toalla cuando todavía queda tiempo.

Seguramente, los finales más duros son aquellos que se disfrazan de despedidas, pero si algo he aprendido de ellos, es que madurar también es saber decir adiós. No tengas miedo a volar, pues quien nunca ha volado no conoce el sentimiento del vértigo ni el placer de las vistas.

Marta García Martínez. Exalumna

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*