Campamentos del Centro Juvenil Atocha

¿Qué tendrán 15 días en una campa sin Wifi, ni redes sociales y durmiendo en tiendas de campaña, para que 157 jóvenes quieran ir año tras año?

Así son los campamentos del Centro Juvenil Atocha, que, junto con los centros juveniles de Domingo Savio y Citycentro, realizan dos semanas de campamento en Plan, dentro del pirineo aragonés para jóvenes entre 14 y 19 años.

Todos los años el campamento se basa en una temática.Este año en concreto, el tema que engloba era Netflix y cada día viajamos a una serie nueva, realizamos juegos relacionados con ésta y hasta pensábamos y empatizamos con los personajes.

Días en los que debíamos luchar contra el demogorgon de “Stranger Things” en una divertida carrera contrarreloj, conseguir las claves para huir de los zombies en “The walking dead” o atravesar distintas pruebas para cruzar de dimensión con “Rick y Morty”. Incluso nos transportamos a los años 20 para ver la sociedad injusta de “Las Chicas del Cable”.

A estas actividades se les unían distintos momentos formativos y momentos réflex. Éstos últimos eran reflexiones que hacíamos dependiendo del tema que nos llamara más la atención y en el que compartimos lo que pensábamos con gente del campamento.Algunas de los reflex podían ser desde temas de actualidad, redes sociales hasta hablar de los pilares de nuestra vida y analizar nuestra historia con Dios.

Pero a mitad de campamento, se rompió toda la rutina creada para realizar la actividad más temida por todos, la marcha larga. Durante 3 días caminando, no sólo pudimos pensar en las cosas que habíamos reflexionado en los formativos, también conocimos a mucha gente con la que no habíamos hablado antes y hasta hubo tiempo para risas, cantos y demás entre kilómetro y kilómetro.Fueron 3 días cansados llenos de esfuerzo, pero todo mereció la pena cuando todos juntos llegamos al monte Bachimala, desde donde pudimos ver unas preciosas vistas en las que todos nos hicimos fotos.

Todas estas actividades dieron lugar a muchas risas y momentos preciosos, pero no solo en ellos, en todas las incumbencias que cada grupo realizaba todos los días, desde limpiar las 170 bandejas hasta servir y ayudar en cocina había un ambiente positivo, de alegría. Ambiente que siempre hay en cada centro juvenil, y que en parte fue gracias a todos los que formamos parte del campamento.

No sólo los chicos, todos y cada uno de los animadores que llevaban preparando gratuitamente el campamento desde Noviembre, también las personas de cocina que vinieron a ayudar haciendo una comida deliciosa sin aprovechando muchos sus vacaciones.Todos ellos hicieron y hacen que todos los campamentos sean especiales, y que muchos queramos volver año tras año.

Más imágenes en https://www.instagram.com/cjatocha/

Elena Martínez Novis 1ºG

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*