Bodas de Sangre (Reseña de la obra vista por los alumnos de 2º)

En la sala oscura, un canto gitano se dejaba oír inundando el espacio que nos contenía como inicio del drama rural lorquiano «Bodas de Sangre». Mientras salían los personajes e intervenían, mientras recitaban las palabras de la obra e iban desarrollando el argumento, poco a poco se nos acercaba hacia el amargo final trágico con los elementos típicos del autor que lo adelantaban: la Luna, el caballo, la navaja, la sangre…

Despierte la novia / la mañana de la boda. /¡Que los ríos del mundo/ lleven tu corona.

Durante una mañana, pudimos disfrutar de una magnífica representación en el colegio Los Maristas de Chamberí, que nos mostraba uno de los mayores autores en nuestra lengua española, y verdaderamente supieron transmitir la pasión de la Andalucía arcaica que a principios del siglo XX se dejaba llevar por las convenciones sociales. Esa Andalucía en la que predomina la vida del campo y la nostalgia de los personajes que no olvidan su pasado melancólico. 

¡Cómo llora la Madre en señal de dolor por su hijo y su marido fallecidos! ¡Cómo anhela el padre de la Novia unos nietos que le acompañen en el trabajo de los campos interminables de secano que requieren tanto sudor, que amarillentos sofocan su existencia! 

Y todas esas pasiones que Lorca ponía de manifiesto, fueron representados a la perfección con un trabajo enorme.

En conclusión, la belleza de la obra con las intervenciones de los actores y el trabajo de las luces y la música acertada, pudo durante el tiempo que duró asombrarnos con el poder del teatro, de las letras y los sentimientos humanos que se forman en un escenario… Federico García Lorca supo demostrar en esta obra la complejidad de su mundo poético y su genio.

 

David Garcimartín (2º D)

Para saber más en la web del colegio

 

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*